Club de Pensadores Universales

Para donaciones en México para seguir con el Blog, puedes depositar en cualquier tienda OXXO o Sucursal Banamex a la cuenta 4766 8400 0251 5299. Gracias.

domingo, 16 de enero de 2011

¿Estuvieron los Vikingos en Baja California?

Si uno quiere ser un escritor, y justificar una mentira, bastaría con citar una fuente académica existente frauduléntamente, sabiendo que el lector jamás se aseguraría de verificar dicha informaciٴón en dicha fuente, para desmentirlo. Durante la década de los años de 1970s, la revista Duda, publicada por Editorial Posada, y editada por Guillermo Mendizábal Lizalde, fallecído en 2002, tomó una gran ventaja del hecho de que el promédio de mexicanos de ese tiempo, no tenía una eduación académica. Se puede afirmar con seguridad lo anteriormente dícho, especialmente hoy en día, en una época de Blogs y acceso a la información a través de la Red.
     El número 168 de la revista Duda, con fecha de publicación el 15 de abril de 1975, aborda el tópico sobre si ¿Estuvieron los Vikingos en Baja Califronia? Para iniciar, Manuel Toledano Hernandez, el investigador de Duda, menciona el libro del autor noruego J.Kr.Tornöe, titulado “Hombres del Norte antes que Colon,”  publicado en 1965, y segun Toledano, editado en Londres. Sin embargo, en una reseña del libro en ingles, en un sitio en la Red, tal libro se menciona como Early American History: Norsemen Before Columbus, publicado en Noruega, por la Universidad Noruega, en 1964.
      Allí en esa reseña, no se menciona nada sobre la idea poco probable que los vikingos hayan “buscado un paso entre los hielos al norte de Canada, lo haya encontrado entre los hielos del Ártico, disminuídos tal véz en aquella época, e imposibilitados de regresar debido a los mismos vientos y a lo frágil de sus embarcaciones, hayan tenído que seguir su viaje hacia el sur en una aventura que jamás tuvo retorno” (Duda, 198-2) Sin embargo la revista Duda sostiene, “basado  Tornöe en una antígua leyenda de los indios Seris , habitantes de la isla de Tiburón, en el Golfo de California” esto pudo ser posible. Así, el investigador Toledano sostiene que Tornöe menciona en su libro a los Seris, tribu en extinctión actualmente, habitantes del estado de Sonora. Según Duda, de ésta forma se da la explicación del porque los Seris, y Yaquis son tan altos, pues la expedición vikinga perdida se mezcló con ellos.
     Contrariamente, en la reseña en ingles sobre el libro de Tornöe, únicamente se menciona que éste intenta probar, basado en su experiencia como navegante joven, por analogías modernas de tiempos y condiciones de navegación, que los vikingos llegaron a América y que las Sagas vikingas, escritas en el siglo X, estan basadas en la realidad. Sin embargo, según Wikipedia, descubrimientos arqueológicos en 1960 de un asentamiento vikingo, en L’Anse aux Meadows, confirman el descubrimiento de América en 1000 aproximadamente por vikingos, antes que Colon, en Vinland, provincia canadiense de Terranova y Labrador.  Según la reseña, Tornöe intenta establecer el lugar exacto donde arrivaron los vikingos, pero de ninguna manera menciona la Baja California o el Pacífico. En vez de los Seris, Tornöe habla de los esquimales; en vez de río Colorado, Tornöe habla de ríos en la provincia de Labrador.
     Según Toledano, una leyenda Seri atribuída equivocadamente al libro de Tornöe asegura que los vikingos desembarcaron en la Isla de Tiburón, “bajando de un barco largo que llevaba una cabeza parecida a la de una serpiente , y que los hombres tenían barba y cabello blanco y que las mujeres eran hermosas y de cabellos rojos” (Duda 198-12). Allí cazaron y comieron ballena, abasteciendose para regresar, pero probablemente su barco fué destruido por los arrecífes. Como consecuéncia se mezclaron con los Yaquis y los Seris.
     Por otro lado, Toledano menciona en su investigación un libro titulado, “El Oeste Misterioso” de los escritores Brad Williams y Choral Pepper. Tal libro aparece en la Red como Lost Treasures of the West, por los mismos autores. Dice Toledano que en ese libro “un hombre llamado Santiago Socio, explorando los bosques de Baja California, a unos 40 Kms al noreste de la actual ciudad de Tecate, aseguró haber encontrado en el fondo de un cañón el casco de un antíguo barco, con escudos redondos enganchados en la borda. La historia fué contada a los autores del libro por la viuda de Santiago Socio (Duda 198-17).  En un Segundo caso, el libro menciona a los esposos Louis y Myrtle Botts, vecinos de la ciudad de Julian, en California, diciendo haber descubierto en la pared de un cañón, en las aguas termales de Springs, la proa de una nave al parecer vikinga. Pero un temblor en 1913 sepultó la evidencia, asegura Toledano. En un tercer caso, un colono llamado Nils Jacobsen, aseguró haber encontrado los restos de un barco, en Imperial City, California. Tal barco , dice Toledano, pudo haber sido del explorador español, Juan de Iturbide, luego de un viaje de exploración marítima en 1615. El lago Salton, en el Desierto de Colorado, en Imperial Valley se pudo haber comunicado con el rio Colorado, porque “está cercas de la confulencia de los ríos Colorado y Gila” (Duda 198-20).
     Según Wikipedia, el Buque Perla puede ser el mismo barco que el galeón perdido, pero siempre ha sido reportado en las Colinas de arena de el Centro, California. Sus descripciones, cuando se dan, estan mas cerca del tamaño de una de las carabelas pequeñas de Colon. Los registros históricos de la Nueva España del siglo XV indican que la familia De La Cadena tenían el monopolio de la perla de buceo en Baja California. El buque Perla se rumora que se ha visto recientemente en 1970. (No hay cita) La historia cuenta que en 1615, el explorador español, Juan De Iturbe, navegó en una carabela hecha poco profunda hasta el Golfo de California, y una marea alta le hizo transportarse a través de un estrecho hacia el Lago Cahuilla, que estaba en proceso de secarse. De Iturbe no puede navegar de regreso y su navegación queda varada y se dirigue al asentamiento español más cercano dejando atrás una fortuna de perlas negras. Este barco ha sido visto y perdido varias veces y hay varias historias de que éste barco ha sido saqueado. Un arriero de la expedición Anza se dice removió las perlas en 1774. Alrededor de 1917, un agricultor de El Centro, llamado Jacobsen, se decía que había encontrado un cofre de joyas que había discretamente vendido en Los Angeles, y que había utilizado la madera de la nave para construir sus pocilgas (Wikipedia).   
En una pagina de la Red, aparece la historia de Editorial Posada. Aparece publicado desde el 23 de septiembre de 2007 en la Red como Breve Historia de la Editorial Posada. Uno esperaría una trabajo de una editorial lleno de detalles concretos, sin embargo, se hace patente la precaria situación que vivieron quienes formaron y trabajaron en la editorial: Las fechas y datos están dispuestos en base a dos cosas: mi memoria y mis vivencias. Así que si hay algo inexacto, no duden en indicármelo. No puse imagenes por que no se linkear en foro html. solo se hacerlo en foro BV.Perdon por esa tambien. Si me indican, pondre las imagenes posteriormente.

Bien…es para mi realmente difícil describir la historia de esta editorial, por una parte por los recuerdos, y por la otra por que en esa época era todo muy diferente a la actualidad… (Que viejo me oí…pero no soy tan viejo saben? )

Pero bueno, ahí vamos…”


La revista Duda hizo soñar a mi padre, quien era muy aficionado a ella, pues era una revista de fantasías con apariencia de seriedad y rigurosidad académica.
La editorial no tuvo mucho éxito económico, pero, ¿Cuánto daño hizo a toda una generación en México y otros países del habla hispana? Es difícil saberlo.      

Los Ummitas

       Cuando a mi casa llegó por primera vez la revista Duda, se  llenó un vacío en mi vida. Era el año de 1971 y yo tenía 9 años. Yo celebraba  que mi padre comprára la revista, pero mis hermanas no pensaban lo mismo. A mi me gustaban los temas misteriosos. Veía a la revista "Duda" como una revista filosófica. Sin embargo, para muchos, la actitud filosófica de “Duda,” una actitud misma de la Filosofía, se constitúye como una especie de “pérdida de tiempo.” Con el transcurrir de los años, he estado de acuerdo con esa idea, en parte, no del todo equivocada. Aún consérvo la colección de revistas “Duda” que mi padre compró por años. Yo mismo posteriormente coleccioné la revista "Año Cero" que rara vez tuve tiempo de leer, debido a que mis estudios académicos me absoreron en gran manera. Además, mi religión, como cualquier otra religión cristiana, vió y verá siempre con malos ojos tanto a la Filosofía como a lo que el mundo académico escéptico llama Pseudociencia. A mi padre jamás le gustó que yo fuese escritor. Inclusive tengo amigos en Tijuana, aficionados a las teorías conspiratorias, quienes me consideran una persona "no comprometida a la verdad," por no ser un especialista en pseudociencia o, por lo menos estar enterado de las teorías conspiratorias de la contracultura.


       Quisiera saldar una deuda no solo con mi padre, sino con todas las personas que buscamos una vida mejor, un mundo mejor. Si yo les dijese lo que pienso, lo que opíno, creo que les aburriría. Prefiero compartir con ustedes hechos, reunidos de una forma tal que ustedes  puedan ver lo que yo veo. Aunque esto último no estoy seguro de logarlo, por lo menos me mantiéne ocupado. Ya han pasado muchos años desde 1971, cuado yo tenía 9 años.
       Todo ensáyo debe de tener una tésis que guíe al lector. Solo en ésta ocasion daré mi opinión: La ignorancia y el sentido equivocado pueden llevarnos a creer mentiras.
     El 15 de diciembre de 2002, La Jornada publicó un artículo sobre Guillermo Mendizábal Lizalde, fundador de Editorial Posada, a propósito de su fallecimiénto. Mendizábal nació en Veracrúz, en 1933, y estudió en la Academia de San Carlos. Trabajó para editoriales como Collier's International, Publicaciones Culturales Mexicanas y Novaro, y publicó la historieta Fantomas. En 1968 fundó la editorial Posada, que se dió a conocer con la revista Los Agachados. El caricaturista Eduardo del Río, Rius, se le acercó un día y le dijo que era vendedor de Novaro y que podia ofrecerle hacer una pequeña editorial para editar otra revista. Rius hipotecó su casa, vendió su coche y empezaron publicando, Los Agachados. Editaron también las revistas, La Garrapata, Duda, y Natura.
     Rius comenta que de la nada levantó una editorial, “que desafortunadamente los hijos se encargaron de darle en la torre. Era de izquierda, siempre apoyó el tipo de literatura de denuncia, de protesta, y estaba pendiente de tocar temas actuales, mexicanos, con mucho sentido de crítica."
       La revista Duda comenzó en 1971, y uno de los corresponsales en España era, Antonio Ribera, conocido escritor, investigador, y submarinísta español, nacido en 1920 en Barcelona. Ribera fallecído a los 81 años, en 2001, fué un prolifico escritor. Además de escribir poesía, novela, narratíva y teatro, tradújo en 1953 a Jacques Ives Cousteau, a quien conoció personalmente.
      Ribera residió durante años en Hungría y al volver a Cataluña estudió magisterio y filología románica. Colaboró en revistas y diarios. Además de ser considerado un impulsor de la exploración submarína, Ribera es considerado como un pionero de la ufología en España. En 1969 Ribera publicó un libro titulado, “Un Caso Perfecto.” Ribera usó muchos pseudónimos para publicar. En “Un Caso Perfecto” narraba un caso de contacto extraterrestre con pobladores de una civilización extraterrestre llamados ummitas en Francia, tema de moda en España y Francia en los años de 1960s y 1970s. Sobre ese mismo tema Ribera publicó El Misterio de Ummo, 1979, Ummo, La Increíble Verdad, 1985, y Ummo Informa a la Tierra, 1987.  
La revista Duda dedicó la publicación de uno de sus números (No.360, 24 de mayo, 1978) al tema de Ummo. Allí se narra que los ummitas, cuya forma es antropomórfica o sea, muy similar a la de los humanos, llegaron a la tierra y se comunicaron con Fernando Sesma, escritor español , y conocido divulgador del tema OVNI. Ellos le explicaron su origen, su adaptación a la tierra y su propósito al venir a la Tierra. Provenientes de una galaxia lejana, rastrearon ondas de radio provenientes de la Tierra, y “tomaron un atajo” para salvar las enormes distancias desde su galaxia a la nuestra, gracias a su manejo y conocimiento de 10 dimensiones. Sobre su planeta, describen una sociedad utópica, con elementos de ciencia ficción. Dios existe pero es un ser inmutable que no puede cambiar ni evolucionar. Las formas de vida diversas provienen de un DNA único y original que reaccionando ante el medio ambiente producen formas diversas vivientes.
            Según Wikipedia, José Luis Jordán Peña, ha afirmado ser el instigador del supuesto fraude ummita. Ufologos españoles investigaron el asunto en 1996, y la clave se centró en José Luis Jordán Peña, psicológo que llegó a ser vicepresidente de la Sociedad Española de Parapsicología. Jordán Peña contó con la ayuda de varios colaboradores esporádicos. Según  Wikipedia, Jordán Peña confesó ante la policía los detalles del fraude que llevó a cabo por casi 30 años: UMMO evoca a Humo. Elegí al azar la estrella Wolf 424 ya que mi objetivo real no era desarrollar un mundo extraplanetario creíble. [...] Redactaba los informes los sábados y domingos por la tarde, y aprovechaba mis viajes al extranjero para enviar desde allí las cartas. [...] Utilizamos la maqueta colgada de un hilo de nylon muy delgado. Usamos una velocidad muy rápida 1/1000 para que el platillo y el fondo de la foto saliesen igual de enfocados, y el platillo pareciese más grande. Llegué a entrevistar personas que decían haber visto el platillo, pero que no recibían mi remuneración. [...] Empecé a indignarme al ver que la secta Edelweis marcaba a fuego con mi símbolo a niños. Y luego recibí una invitación anónima desde Cuba, para asistir a no sé que reunión ummita en casa de Farriols, así que decidí cortar el experimento que llevaba haciendo 25 años. [...] Estoy arrepentido de haber creado un experimento inmoral que se ha vuelto contra mí.”
      El símbolo al cual se refiere Jordán Peña, es el símbolo ummita que aparecía en la panza de los ovnis fotografiados. La secta Edelweis es una secta destructiva que surgió en España desde 1970 hasta 1998. Su creador y fundador Eduardo González Arenas, alias Eddy, antiguo militar legionario español, fue condenado repetidas veces por delitos contra la libertad sexual de los menores, y finalmente murió asesinado por uno de sus adeptos en Ibiza. (Wikipedia)
       Pero, ¿Qué fué la secta Edelweis? Wikipedia explica: La citada secta preconizaba las relaciones sexuales homosexuales entre menores, basándose en una manera de vivir que, según su fundador existía en un lejano planeta llamado Delhaiss, donde serían trasladados los miembros de la secta, una vez tuvieran un grado de aprendizaje apto para viajar al mismo y salvarse del fin del mundo que estaba cercano. Existía un juramento con la siguiente fórmula: "Juro por mi honor defender y pertenecer a la Guardia de Hierro de Delhais hasta mi muerte, defendiendo 3 conceptos fundamentales y universales: amor, justicia y libertad, aplicándolos a mi mismo, caminando por el sendero de la verdad, hasta que alcance la perfección en el planeta Delhais con el Príncipe Alain".
       Empezó a organizarse a finales de 1970, en Madrid, con el nombre de Asociación Juvenil de Montaña Edelweiss, pasando a denominarse a partir de 1971 Boinas Verdes de Edelweiss. Desde su ubicación original, cedido por la parroquia de Nuestra Señora del Sagrado Corazón (Distrito de Chamartín), empezaron a actuar en cuatro colegios y tres parroquias madrileñas, extendiéndose posteriormente a Cáceres, Alicante, Vigo, Canarias y Badajoz.
     Eddy estuvo casado pero a causa de sus delirantes ideas y su extraña forma de ser, entre seductor, soñador, visionario, anclado en misticismos teológicos extraterrestres de modo desbordante en el mejor estilo de un Don Quijote moderno pero pervertido hacia sexualidades enfermizas, fue tramando sus dementes planes hacia los chicos jovencitos.
        Fundamentalmente captaba menores a través de diversos grupos de montaña que sucesivamente fue creando su fundador y líder en diferentes ciudades españolas a lo largo de su existencia.

       En otoño de 1975 habían pasado por los centros de la secta en torno a 400 adolescentes, de los cuales aproximadamente 50 (de los cuales menos de 8 eran niñas) pasaron a formar parte de la estructura. Por estas fechas Eduardo González Arenas es denunciado a la policía por algunos miembros del grupo, acusado de apropiarse del dinero de la asociación, lo que le lleva a abandonar la primera estructura y desarrollar inmediatamente una similar con tres áreas, los llamados Rangers que eran la cara pública, el núcleo sectario Edelweiss trasladado desde la anterior asociación, y un subgrupo filonazi denominado Camisas Pardas. Sin embargo, a principios de 1976 es denunciado de nuevo a la policía acusado de corrupción de menores, por lo que pasa dos meses en la cárcel. A su salida vuelve de nuevo a reorganizar el grupo, creando la llamada Guardia de Hierro de Delhaiss.
       Se reunían en Madrid en las zonas del Parque del Retiro y Barrio de Salamanca. En las salidas al campo, Eddy procuraba catequizar a los muchachos con ideas delirantes mezcladas de otras como las teogonías de los Testigos de Iehovah, Misión Rama, Niños de Dios, Nazis, La Legión, Juan Salvador Gaviota. Eddy era el Príncipe Alain y Nazar del planeta Delhais. Los chavales irían a Delhais a un Paraíso sólo para hombres, para lo cual aquí ya eran marcados con el signo de UMMO en la cara interna del antebrazo. Formaban parejas homosexuales. Llevaban prendas entresacadas del Ejército.
       Finalmente en noviembre de 1984 se denunciaron masivamente los hechos delictivos cometidos, y en 1991 fueron condenados los que en el año 84 eran mayores de edad a diversas penas, las cuales solo fueron cumplidas por el líder de la secta mientras que al resto de condenados les fue aplicada la condición de víctima-verdugo y fueron en su mayoría indultados. Entre estas víctimas-verdugo figuran Ignacio de Miguel, hijo del sociólogo Amando de Miguel, y Javier Bueno, los únicos procesados que reconocieron haber alcanzado la graduación de guardia de hierro y tener en la axila izquierda una señal marcada a fuego. El líder, conocido como Eddy, fue condenado a 168 años de prisión de los que cumplió sólo 6 al beneficiarse de diferentes gracias que el antiguo código penal español tenía. El 3 de septiembre de 1998, al año de salir de prisión, y cuando presuntamente ya había reorganizado la secta en Ibiza, extremo éste no probado, fue degollado por un muchacho de 17 años que pertenecía al entorno en el que se movía Eddy. (Wikipedia)
       Benito Manuel Carballal Pazos nació en La Coruña, en 1967, y es un investigador, ufólogo y     criminólogo español, reportero de radio, prensa y televisión. Estudió Teología y Criminología en Galicia y Cataluña, respectivamente, especializándose en la criminalidad asociada a las creencias. Carballal tiene un blog titulado El Archivo del crimen, las creencias como factor criminógeno, en cuya página tiene una frase de Nietzsche, “El que lucha con monstruos debe cuidar que en el proceso no se convierta en uno de ellos. Cuando miras dentro del abismo, el abismo también mira dentro de ti.” En ese blog, Carballal rescata la noticia publicada en El Mundo, por J. C. Subirachs, un día después de la muerte de Eddy, en donde Subirachs  sintetíza la siniestra historia del líder de Edelweis y su fatídico asesinato. El artículo tremina con un párrafo que da una idea del nivel de lavado de cerebro y misoginia, experimentado por las víctimas.
       “Uno de los 10 monitores [supervisores] del grupo de montaña Edelweiss que se sentaron en el banquillo de los acusados junto a Eddy, describió así la dominación que éste ejercía sobre ellos: «Me ha humillado, explotado, aplastado, ha anulado mi personalidad. En aquella época yo no era un ser humano», declaró Carlos de los Ríos. Consideraba a González Arenas (Eddy) como un padre hasta que abrió los ojos. Eddy se presentaba como un extraterrestre o como el príncipe Alain, enviado para educar a los niños en un camino de perfección que les permitiría sobrevivir en otro planeta tras un holocausto de la Tierra que, según él, era inminente. Los menores que testificaron en el juicio aseguraron que, dentro de la secta, las relaciones sexuales entre ellos y sus monitores [supervisores] eran consideradas «normales», y que les decían que sus padres eran impuros y que la mujer era una imperfección."