Club de Pensadores Universales

Para donaciones en México para seguir con el Blog, puedes depositar en cualquier tienda OXXO o Sucursal Banamex a la cuenta 4766 8400 0251 5299. Gracias.

lunes, 5 de septiembre de 2011

La Crítica Literaria Psicoanalítica

El Sendero
       Joseph Campbell, en su libro,  El Heroe de las Mil Caras escribio:
         No tenemos ni siquiera que arriesgárnos en la aventura sólos...
      …porque los heroes de todos los tiempos ya han ido antes que nosotros…  
      …el laberinto es completamente conocido… 
       …tenemos solamente que seguir el hilo que el sendéro del heroe ha dejado.
      SueÑos
       Nuestros sueños nos fascinan, nos dejan perpléjos, y a menudo nos distúrbian.
       Llenos de espirales bizarros del destino, locas hazañas, e imágenes áltamente sexuales, nuestros sueños pueden brindarnos placer, o aterrorizárnos. 
        Algunas veces ellos son la causa de que cuestionémos nuestros sentimiéntos, contemplémos nuestros callados deseos, y aún dudémos de la naturaleza y la realidad de ellos.
    Los sueños, nos preguntámos, ¿contendrán algun grado de verdad? ¿Sirven acaso de alguna función útil?
      El químico Friedrich August Kekule contestó afirmatívamente a éstos cuestionamiéntos.
       Por años, Kekule investigó la estructura molecular del benzeno.
      Una noche, él vió en un sueño una corriénte de átomos formados como una serpiente tragándose su cola.
       Al despertar, dibujó ésta figura de serpiente en su cuaderno de notas y se dió cuenta, era la gráfica estructural del benzeno, la cual había estado luchando por descifrar.
     Cuando reportó su descubrimiénto a la comunidad cientifica reunída en 1890, dijo:
       “Aprendámos de nuestros sueños caballeros, y entonces talvéz, podrémos encontrar la verdad.”
       Giuseppe Tartini, un violinísta italiano del siglo XIX, similarmente descubrió el valor de los sueños.
       Una noche, soñó que el Diablo venía a su cama y se ofrecía para ayudarle a terminar su un tanto difícil sonata a cambio de su alma.
     Tartini aceptó, después de lo cual el Diablo tomó el violín de Tartini y completó la inacabáda obra.
       Al despertar, Tartini apuntó de memoria lo que había escuchado en su sueño.
       Titulada, La Sonata de la Vibración del Diablo, ésta pieza es su composición más conocída.
       Al igual que numerósos científicos y compositores, muchos escritores han afirmado que ellos, también, han recibído algunas de sus mejores ideas de sus sueños.
       Robert Louis Stevenson, por ejemplo, sostenía que muchas de sus ideas para Dr.Jekill y Mr. Hyde viniéron diréctamente de sus pesadillas.

             Similármente Dante…  
             …Goethe…    
      …William Blake…  
       ...John Bunyan..  
      …y una multitud de otros, debiéron mucho de sus escritos, según afirmáron, al mundo de sus sueños.  
       Aun otros, tales como Poe…    
       …DeQuincey…   
           …y Coleridge…   
        ...tomaron de sus sueños inducídos por drogas, el contenído de algunas de sus más famosas obras.
        Que nuestros sueños y los de otros nos fascinan no puede ser negado.
       Sean su bizárros o eróticos contenidos…    
       …o sus aparéntemente proféticos poderes… 
      …los sueños son causa de que nos preguntémos y explorémos esa parte de nuestra mente sobre la que tenemos aparéntemente poco control:  
        el Subconsciente.  
      Sin lugar a dudas, el más importante investigador del subconsciente y sus actividades es el neurólogo y psicólogo vienés Sigmund Freud.
        Iniciando con la publicación de La Interpretación de lo Sueños, en 1900…
       …Freud colocó las bases de un modelo que explicába cómo funcióna nuestra mente.
       Escondida de las actividades de la mente consciente, el subconsciente, él creía, jugaba un papel fundamental en la manera en cómo actuamos, pensamos y sentimos.
       De acuerdo a Freud, la mejor avenida para descubrir el contenido y las actividades del subconsciente, es a través de nuestros sueños.
       En la interacción del subconsciente y el consciente trabajando juntos, argumentaba Freud, damos forma a nuestro mundo, y a nosotros mismos. 
       Desarrollando ambos, un cuerpo de doctrina y una metodología práctica para su ciencia de la mente…
       …Freud llegó a ser el líder pionéro del psicoanálisis, un método para tratar desordenes emocionales y psicológicos.
       Durante el psicoanálisis, Freud tenía a sus pacientes hablando libremente en un escenario paciente-analísta…
        …acerca de las experiéncias de su temprana infancia  y sus sueños.
        …nos adentramos en un criticísmo psicoanalítico.
      Contrario a otras escuelas de criticísmo, el criticísmo psicoanalítico puede coexisitir con otros métodos críticos de interpretación.
      El criticísmo marxísta, feminísta, y el Nuevo Historicísmo, por ejemplo…
       …usan metodos psicoanalíticos en sus interpretaciónes sin violar sus propias hermenéuticas.
       El criticísmo psicoanalítico puede ser considerado como un acercamiénto a la interpretación literária, más que una escuela particular de criticísmo.
       Aunque Freud es incuestionáblemente el fundador de éste acercamiénto al ánalisis literário…
       … el criticísmo psicoanalítico ha continuado desarrollándose a través del siglo XX.
      Carl Jung, el alumno más rebelde de Freud, tomó algunas de las ideas de Freud pero rechazó muchas otras.
       Jung se separó hacia una nueva teoría e inquietudes, y estableció la psicología analítica.
       Usando algunas de las ideas de Jung, Northrop Frye, un professor de inglés y teórico literario… 
       …desarrolló el criticísmo simbólico o arquetípico a mediados de 1950s, lo cual cambiaría la dirección del análisís literario del siglo XX.
       En los años de 1960s, el psicoanalísta francés neo-freudiáno Jacques Lacan, revisó y expandió las teoríِas de Freud… 
      … a la luz de los nuevos principios literarios y de linguística, y por lo tanto, revitalizándo el criticísmo psicoanalítico 
       …y asegurándo su continuáda influéncia en el criticísmo literario actual.
      Muchas críticas feminístas modernas, tales como Julia Kristeva, Luce Irigaray, y E. Ann Kaplan… 
       …se tornan hacia un criticísmo psicoanalítico, al mismo tiempo que usan ideas de Freud, Jung, Lacan, y otros como ellos, bajo la base de sus metodologías críticas.
        Las teorías y prácticas de Sigmund Freud (1856-1939) proveyéron la base para el criticísmo psicoanalítico.
       Mientras trabajaba con sus pacientes a quienes él diagnosticába como histéricos, Freud teorizába que la raíz de sus problemas era psicológica, no física.
       Sus pacientes, el creía, habían reprimído deseos incestuósos que habían inconsciéntemente rehusado a confrontar.
       Los resultados de este auto-análisis, junto con las investigaciónes con sus pacientes… 
       llevaron a Freud a proponer que las fantasías e ilusiones, no las actuales experiencias, juegan un largo papel en el comienzo de la neurósis.

Modelos del Psique Humano
Modelo Dinámico

       A  lo largo de su vida, Freud desarrolló varios modelos del psíque humano, los cuales llegaron a ser las bases cambiantes de sus teorías y práctica psicoanalíticas.
       En el princípio de su carrera, él propúso el modelo dinámico
       …afirmando que nuestras mentes son una dicotomía las cuales consíten en el consciente (el racional)… 
       y el subconsciente (lo irracional).
       El consciente, Freud argumentaba, percíbe y graba la realidad externa y es la parte racional de la mente.
       Inconsciéntes de la presencia del subconsciente, operámos consciéntemente…
       creyéndo que nuestro razonamiénto y habilidades analíticas, son únicamente responsables de nuestro comportamiento.
       Sin embargo, Freud es el primero que sugiére que el subconsciente, no el consciente, gobierna una larga parte de nuestras acciones.
       Esta parte racional de nuestro psíque, el subconsciente, recibe y almacéna nuestros deseos ocultos…
      ambiciónes, temores, pasiones, y pensamiéntos irracionales. 
       Freud, sin embargo, no acuñó este término; este honor va para C.G.Carus.
       Carus y muchos otros contemporáneos de Freud, vieron al subconsciente como un sistema estático que simplemente colecta y mantiene nuestras memorias.
        Sin embargo, Freud dramáticamente redefinió el subconsciente
       …creyéndo que era un sistema dinámico que no solo contiene nuestra memoria biográfica…
       sino que también almacena nuestros conflictos reprimidos y no resueltos.
       Freud creía que el subconsciente alojaba dos instintos básicos de la humanidad:
       …el eros, o el instinto sexual, (mas tarde referído por Freud como Libido)…
       ...y el destructívo, o instinto agresívo.
       Aunque estos dos instíntos pueden trabajar armoniósamente, a menudo actúan como enemigos, trabajando uno en contra del otro.
       De cualquier manera, Freud afirmába, estos dos instintos básicos son una influéncia en todo lo que hacemos.
       Para Freud, el subconsciente es también un almacén de verdades enmascarádas y deseos que quieren ser revelados en y a través de nuestro consciente.
       Estas verdades enmascarádas y deseos se hacen presentes inevitáblemente a través de nuestros, así llamados, errores de discurso o acciones.
       Freud llamaba a tales errores, actos fallídos o deslízes freudiános.
      A través de aparéntemente inofensívas acciones, tales como lapsos accidentales de lengua
       …fallas de memoria, el extravío de objetos, o la mala interpretación de textos…
       …Freud pensaba, traémos consciéntemente a nuestras mentes conscientes, nuestros deseos e intenciónes subconsciéntes.
      Es especialmente en nuestros sueños…
       …nuestro arte…
       …nuestra literatura…
       …y nuestros juegos, que esos actos fallídos revelan nuestras verdaderas intenciones y deseos.
      El Modelo Económico
      El segundo modelo de Freud sobre el psíque humano se amplía, aunque permanécen la mayoría de las ideas que él propóne en el modelo dinámico. 
       En ambos modelos, el consciente y el subconsciente luchan por controlar las acciones de la persona…
       …y en ambos modelos, los deséos subconsciéntes de la persona forjan su camino hacia el estado consciente.
       En el modelo económico, sin embargo, Freud introdúce dos nuevos conceptos que describen y ayudan a gobernar el psique humano:
      el principio del placer
       …y el principio de la realidad.
       De acuerdo a Freud, el principio del placer ansía solo placeres y satisfacciones instantáneas de sus impulsos instintivos…
       …ignorando los límites morales y sexuales establecidos por la sociedad.
       Freud llama a los instintos del individuo y energía psíquica cathexes, siendo su principal propósito maximizar el placer…
       …porque la meta del principio del placer es la liberación inmediata de toda forma de dolor y sufrimiénto.
       Usualmente al principio del placer no le es permitido un reinado libre en el psíque de un individuo…
       …debido a que es mantenído y supervisádo por lo que Freud apóda el anti-cathexes...
       …esa parte del psíque que reconoce la necesidad de normas sociales y regulaciones al placer.
       Freud creía que ambos de estos principios están en guerra dentro del psique humano.
       El Modelo Tipográfico
       A través de su larga carrera, Freud desarrolló aún otro modelo del psique humano conocido como el modelo tipográfico.
       En una versión temprana de este modelo, Freud separa el psique humano en tres partes:  
       el consciente
          …el preconsciente
       …y el subconsciente.
       El consciente es la liga directa de la mente con la realidad externa…

…percibe y reaccióna al medioambiénte externo permitiéndo a la mente ordenar al mundo de afuera.

       El preconsciente es el almacén de memorias que la parte consciente de la mente  permite traer a la consciencia sin enmascarar esas memorias en una forma u otra.
       De igual manera a sus previos modelos ideados, Freud sostiene que la tercera parte del psique, el subconsciente
       mantiene las ánsias reprimídas, imágenes, pensamiéntos, y deseos de naturaleza humana. Debido a que esos deseos no son alojados en el preconsciente
       …no pueden ser diréctamente convocados hacia el estado consciente.
       Estos impúlsos reprimidos deben viajar en forma disfrazada hacia la parte consciente del psíque…  
       …y surgir a la superficie en sus respectívos disfraces a través de nuestros sueños, nuestro arte, o en algunas otras insospechadas formas en nuestras vidas.
El Modelo Tripartíta
       El más famoso modelo del psíque humano, sin embargo, es la versión de Freud revisada del modelo tipográfico, el modelo tripartita
      …algunas veces referído como el modelo estructural.
       Este modelo divide al psíque en tres partes: el id, el ego, y el superego.
       La parte irracionál, instintíva, desconocida, y subconsciente del psíque Freud la llama el id.
       Conteniéndo nuestros deseos, anhelos obscuros, y mas intensos temores, el id desea solo cumplir la urgencia del principio del placer.
       Además, alója al libído, la fuente de todos nuestros deseos psicosexuáles y nuestra energía psíquica.
       No gobernado por cualquier voluntad controlánte, el id opera en impúlsos, deseándo inmediáta satisfacción  de todos sus anhélos instintívos.
       La segunda pare del psíque Freud la llama el ego, la parte racional, lógica y despierta de la mente…
       aunque muchas de sus actividades permanecen en el subconsciente.
       Mientas que el id opéra de acuerdo al principio del placer...
       ...el ego opera en armonía con el principio de la realidad.
       Es el trabajo del ego regular los deseos instintívos y permitir a esos deseos ser liberados en formas no destructívas.
      La tercera parte  del psíque, el superégo, actúa como un censor interno, causando en nosotros hacer juicios morales a la luz de las presiones sociales.
       En contraste con el id, el superégo opéra de acuerdo con el principio de moralidad
       …y sirve primordialmente para proteger a la sociedad y a nosotros del id.
       Representando todas las restricciónes morales…
       …el superégo sirve como agente filtránte…
       …suprimiéndo los deseos e instíntos prohibídos por la sociedad…
       …y empujándolos brúscamente hacia el subconsciente.
       Sobre todo, el superégo se manifiésta a sí mísmo a través del castigo.
       Si se le deja operar a su propia discreción, el superégo creará un sentimiénto insconsciénte de culpa y temor.
       Le es dejado al ego mediar entre los deseos instintívos del id (especialmente sexuales)…
       …y las demándas de las presiónes sociales emitídas por el superégo.
Lo que el ego considéra inaceptáble es suprimído y depositádo en el subconsciente
       …y lo que es más frecuenteménte reprimído en nosotros, Freud sostiene… 

      son los deseos sexuales de nuestra infáncia temprana. 
Literary Criticism. An Introduction to Theory and Practice. Fourth Edition. by Charles E. Bressler. 2007 Pearson Education Inc. Chapter 6. (Pags.142-146)
Adaptación y Traducción: José Escobar.